Ingeniería y obras públicas de España y Portugal

Una experiencia de más de treinta años dedicados al patrimonio industrial y de la obra pública (ingeniería ibérica en definitiva) avalan nuestras rutas especializadas y personalizadas por cualquiera de los temas que puedan interesar a nuestros viajeros.

Prácticamente todos los asuntos relacionados con la  temática de la Ingeniería y las obras públicas son bien conocidos por nosotros. Son pocos los lugares que no hemos visitado y muy raros los que podamos desconocer. ibéricos de todas las edades y tipologías; de todas las épocas, desde las romanas a las más modernas, incluso reunidas por tipologías o cronologías similares, como las antiguas presas extremeñas.

Pulsar aquí para ver el video realizado con las postales de lavanderas en la Colección Gavarró cedidas a Carlos Blázquez

También las acequias y canales, caminos, túneles y todo tipo de obras públicas son objeto de nuestro interés y están perfectamente inventariadas entre nuestros destinos.

Tampoco nos olvidamos de que las industrias de todo tipo pueden ser objeto de nuestros viajes, ya sean fábricas de papel, azucareras, fundiciones, telares, , y casi cualquier tema tiene cabida entre nuestros viajes. Incluso los amantes del ferrocarril tienen un apartado específico para ellos que puede llevarles a recorrer España y Portugal en tren, visitando todos los museos ferroviarios.

Si ya resulta excepcional que una agencia de viajes se especialice en esta temática, existe otra peculiaridad que nos hace totalmente diferentes: nuestras rutas no son sólo para grupos, sino que podemos hacerlas de forma totalmente individualizada y en varios idiomas.

Estas rutas son muy adecuadas para viajes universitarios, asociaciones profesionales, grupos de amigos o familiares e incluso parejas y viajeros solitarios. Buena parte de estos lugares están en sitios muy tranquilos y de gran belleza

También resulta de gran interés resaltar que nuestras rutas no tienen precios fijos. Nos adaptamos al presupuesto de nuestros clientes dentro de unos límites razonables y no tenemos precios mínimos ni máximos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *