Top Secret: Candeleda, el secreto mejor guardado.

Candeleda es una pequeña población con algo menos de seis mil habitantes, que está situada a menos de 200 km de Madrid, en las faldas de la Sierra de Gredos y al norte de la comarca de la Vera.

Se caracteriza por inviernos suaves, tanto que los árboles que adornan sus calles y plazas son naranjos y palmeras, un hecho casi insólito en el interior peninsular. Esto es debido a su posición al sur del macizo de Gredos; por ello sus veranos son muy secos y calurosos, aunque también suavizados por su cercanía a la Sierra de Gredos. Pero las épocas donde realmente se disfruta de su clima y naturaleza son la primavera y el otoño. Más exactamente en el periodo que va de marzo a junio y de septiembre a noviembre. Esto significa que hay ocho meses al año de buen clima, con la excepción de los frentes atlánticos que en primavera y otoño dejan tanta lluvia como en la cornisa cantábrica y bastante más que en la práctica totalidad de las capitales europeas, daneses aparte.

Pero lo que caracteriza a Candeleda es su entorno natural, totalmente libre de contaminación, sus noches estrelladas, su vegetación y su agua. Eso hace que los buenos “gourmets” de los paisajes de ensueño, del medio ambiente, y de la buena vida en general, hace tiempo que se han fijado en Candeleda.

Más de quince hoteles en un pueblo de menos de seis mil vecinos es un hecho muy poco habitual, y aún menos en localidades sin playa. Si a esto le sumamos que el nivel medio de calidad es muy alto y el de precios no es tampoco muy barato, nos indica que estamos en un lugar especial.

Aún podemos encontrar otra pista muy interesante siguiendo el hilo de un deporte tan elitista y minoritario como es el polo. Solamente Sotogrande tiene más campos de polo que Candeleda, y eso dice mucho. Y es que probablemente esta población tenga el mejor clima de los destinos de interior para jugar este deporte y otros como el golf, gracias a sus temperaturas y sus paisajes, sin olvidar la discreción que proporciona a no pocos millonarios y famosos que tienen allí sus cuarteles generales vacacionales.

Estamos convencidos de que en unos pocos años, Candeleda será un destino de gran lujo. Mientras tanto, están invitados a ser pioneros y descubrir los encantos de este lugar y su entorno.

Si se limita a ir y quedarse en el casco urbano y poco más, quizá nos dé la razón, o quizá piense que no es para tanto, haga unas bonitas fotos de sus paisajes serranos o de sus gargantas, y puede que no vuelva en varios años. Pero con eso se estará quedando en la cáscara de una jugosa fruta, sin probar lo realmente interesante.

Y es que la fruta de Candeleda hay que pelarla un poquito. Hay que eliminar esa cáscara un poco amarga de sus ruidosas noches de los fines de semana estivales y la masificación de los puentes en general, para llegar a esa dulce y jugosa pulpa que se disfruta especialmente con la vista y el olfato, y para ello hay que andar. Mucho o poco, pero andar.

Los olores (excepto el del azahar de sus naranjos en primavera) no van a ir a buscarnos a las terrazas, ni van a entrar en el coche con el aire acondicionado puesto. Tampoco verá uno de los cielos más estrellados ni oirá los sonidos de la noche rural desde el casco urbano. El agua tan limpia de las zonas de baño señalizadas nunca llega a la pureza de otras donde puede beber tranquilamente el agua mientras nada; pero hace falta ganárselo, aunque no demasiado. El premio será el rumor de la naturaleza mezclado con el sonido del silencio.

También el gusto es un sentido que desarrollará en Candeleda. Su elenco de productos de amplia tradición y altísima calidad le sorprenderán. Y no vamos a seguir, solamente probando alguno de ellos caerá tan rendido como si de pócimas secretas se tratase.

Pero Candeleda tiene un problema, y así nos lo hacen ver los clientes que hemos llevado hasta allí: siempre son pocos días y nos dicen que la próxima vez estarán una semana. Pero sabemos que luego serán dos, tres, el mes completo….

Somos muy buenos conocedores de España y Portugal y conocedores sin más de buena parte de Europa. Por ello no dudamos en asegurar que la relación calidad/precio de Candeleda es probablemente imbatible… siempre que tengan los guías adecuados.

 

5 pensamientos en “Top Secret: Candeleda, el secreto mejor guardado.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.