Cómo alquilar un coche sin que te estafen (y II)

Una vez que ha reservado (y generalmente pagado) con una compañía “low cost”, la primera sorpresa es que al llegar al mostrador, te encuentras con no tienes aseguradas las ruedas, ni la grúa en caso de accidente o pinchazo. El resultado es que el seguro adicional que cualquier ciudadano consciente debe contratar cuando alquila un coche (y con mayor motivo si no conoce el territorio ni el modo de conducir de sus habitantes) supera finalmente el coste del alquiler con las compañías más caras como Europcar, Avis o Hertz. Tengan especial cuidado con los “coches dorados”, su negocio no es alquilar coches, sino vender seguros.

Otro asunto que nos puede dar problemas son las tarjetas de crédito empleadas como aval. Debido a la crisis, casi todos los bancos han reducido el importe del crédito de la tarjeta, incluso sin aviso previo. Esto significa que si tenemos un límite normal de 1.000 €, debemos ampliarlo, porque puede ser muy bajo para sus vacaciones. Si a estos mil Euros detraemos los gastos efectuados en el mes en curso, más el transporte y la fianza (que suele ser de entre 600 y 800 € para coches pequeños o medianos y que -además- puede retenerse hasta tres días después de devolver el coche) nos podemos encontrar con que nuestra tarjeta está bloqueada por haber superado el máximo crédito permitido y no nos llegue para pagar el hotel. Esta es una muy desagradable circunstancia que puede fastidiarte las vacaciones. Además, hemos de tener en cuenta que al firmar el contrato, facultamos a la compañía para que cargue las multas a nuestra tarjeta, aunque hayan pasado varias semanas o incluso meses desde nuestro alquiler, y todo ello sin aviso previo.

Otros problemas pueden derivarse de circunstancias solamente achacables a nosotros, como no dejar el depósito completamente lleno, golpes o arañazos y las multas. En el primer caso no podemos culpar a nadie de nuestra imprevisión, y hemos de pensar que el tiempo de los demás también tiene precio, aunque quizá no tanto. Si por las prisas no llenamos el depósito o pensamos que “total, la gasolina tengo que pagarla igual” nuestro error nos puede salir caro, puesto que llenando exactamente esos litros que faltan -y suponiendo la honestidad de los trabajadores en la cantidad de combustible cargado- el cargo por el tiempo que estos pierden puede ser superior a 20 €, que es lo que he llegado a pagar por ese concepto, aunque puede ser de hasta 50 € por el mismo servicio.

Los golpes y arañazos son otro de los asuntos que nos competen a nosotros. Si no hemos contratado un seguro a todo riesgo, debemos mirar hasta el último rincón del coche para buscar cualquier desperfecto y anotarlo antes de partir. De lo contrario, cualquier daño anterior nos lo pueden achacar y hacer que lo paguemos nosotros.

Otro asunto muy doloroso -como también había comentado antes- es el pago de las multas que nos hayan podido poner durante nuestro alquiler. Ni por un momento pensemos que nos libraremos de ellas. La empresa de alquiler las pagará con nuestra tarjeta y -además- cargará hasta 50 € por los trámites. Por tanto mucho cuidado en este aspecto.

Cómo protegernos

Lo mejor es reservar siempre nuestro alquiler con compañías de confianza. Podemos pagar más, pero sin sorpresas y con la atención de una gran empresa. Al respecto hemos de tener en cuenta que hay algunos centros de alquiler de automóviles que son simplemente franquicias y pueden ser excesivamente puntillosos y molestos, cuando no claramente desvergonzados. Cuidado con los alquileres en establecimientos de pequeñas poblaciones. Tu agencia de viajes debería proporcionarte alquileres de toda confianza al mismo precio que si reservas directamente, gracias a las comisiones que las empresas de alquiler nos ofrecen a las agencias. En nuestro caso no ganaría ni un céntimo reservando por su cuenta con las grandes compañías, y si lo hace con “low cost”, allá usted.

La regla de oro es desconfiar de las ofertas muy llamativas que en España decimos “chollos”. Por ello debemos contratar siempre con empresas de confianza. Un accidente puede ser simplemente un contratiempo, o nos puede arruinar las vacaciones aún sin lesiones.

Por otra parte, el mejor amigo del estafador o del caradura es nuestra propia vergüenza. Muchas veces callamos por no parecer excesivamente desconfiados, o más habitualmente por no pasar por pardillos poco experimentados. Pero no tenga miedo a hacer valer sus derechos; se puede ser muy desconfiado sin perder la sonrisa ni la buena educación. Lo peor es cuando estás en una gasolinera en medio de una autovía de la que no puedes salir sin aceptar las condiciones leoninas de unos desvergonzados.

Pese a todo, si decide contratar un seguro de alquiler con franquicia y ha tenido un pequeño roce, no se desespere, a veces un pequeño bote de pulimento y un trapo, puede hacer milagros con un arañazo por unos 5 € y lo digo por experiencia. Un poco de pulimento en la zona arañada puede hacer maravillas y librarle de varios centenares de Euros, porque la pintura es por piezas completas.

Por qué Acualis Travel

Reservar con nosotros asegura el mejor precio dentro de las compañías acreditadas, e incluso estamos seguros de que finalmente tampoco le costará más que cualquier otro portal o compañía de alquiler “low cost”, por barata que pueda parecer desde la pantalla del ordenador. Creemos que no hallará fácilmente un alquiler con seguro a todo riesgo (de verdad) y servicios de la mejor calidad, a mejor precio que con Acualis Travel. Nosotros solamente trabajamos con las compañías líderes del sector, como son, Europcar, Avis, Hertz, Enterprise-Atesa o -más raramente- con alguna menos conocida, pero que nos asegure las mismas condiciones que éstas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.